:: Casa de Pai Jacó ::



19/03/2008

TU LIBRO

La existencia en la tierra es un libro que estás escribiendo...
Cada día es una página...
Cada hora es una afirmación de tu personalidad, a través de las personas y de las situaciones que te buscan.
No menosprecies la oportunidad de crear una epopeya de amor, alrededor de su nombre.
Las buenas obras son frases de luz que enderezas a la Humanidad completa.
En cada respuesta a los otros, en cada gesto para con los semejantes, en cada manifestación de tus puntos de vista y en cada demostración de tu alma, escribes, con tinta perenne, la historia de tu pasaje.
En las impresiones que produces, se yergue el libro de tus testigos.
La muerte es la grande coleccionadora que recogerá las hojas dispersas de tu biografía, gravada por ti mismo, en las vidas que te rodean.
No descartes, así, la compañía de la indulgencia, a través de la senda que el Señor te dio a caminar.
Hace una área de amor alrededor del propio corazón, porque solo el amor es suficientemente fuerte y sabio para orientar-te la escritura individual, convirtiéndola en compendio de auxilio y esperanza para cuantos te siguen los pasos.
Vive, pues, con Jesús, en la intimidad del corazón, no te alejes de Él en tus acciones de cada día y el libro de tu vida se convertirá en un poema de felicidad y en un tesoro de bendiciones.

EMMANUEL





:: Casa de Pai Jacó ::